Los absurdos precios para el partido Venezuela-Colombia

Los tiquetes para el encuentro del 31 de agosto en San Cristóbal cuestan entre 25.000 y 550.000 bolívares (entre 2,2 y 50 dólares). El salario mínimo de los venezolanos es de 97.531 bolívares (8,8 dólares).

Gerardo esperaba ansioso la venta de entradas para el partido premundialista entre Venezuela y Colombia, pero quedó sin aliento, pues el precio se multiplicó hasta 40 veces por la desbocada inflación que azota a los venezolanos. No podrá ir.

Los boletos para el duelo del 31 de agosto en San Cristóbal, por la clasificatoria al Mundial de Rusia-2018, cuestan entre 25.000 y 550.000 bolívares, equivalentes a 2,2 y 50 dólares en el mercado negro.

No parece gran cosa si se compara con el precio de los tiquetes para compromisos internacionales en otros países de la región, pero la realidad es que el salario mínimo mensual de los venezolanos -ahogados por una severa crisis económica- se ubica en 97.531 bolívares (8,8 dólares).

El sueldo se complementa con un bono de alimentación equivalente a 14 dólares del mercado negro, referente ante la sequía de divisas, que monopoliza el gobierno con un control de cambio.

La subida de los boletos representa un salto enorme frente al anterior partido, el 23 de marzo contra Perú en Maturín, cuando se vendieron a entre 7.000 y 14.000 bolívares. Hubo 35.000 asistentes.

Gerardo Candiales, su esposa y tres hijos -hinchas acérrimos del Deportivo Táchira- necesitarían más de un salario básico para ver a Venezuela contra Colombia, sin incluir bocadillos o refrescos.

Leave a Comment